QUÉ ES VIDA Y CONTEMPLACIÓN

Vida y contemplación es un camino espiritual, un camino concreto y práctico para vivir más plena, serena y gozosamente, inspirado en el Evangelio y en la tradición cristiana, mística y contemplativa.

 

Vida y contemplación es un camino de interiorización, de crecimiento, de maduración y de transformación personal,

 

         para aprender a vivir

                 en profundidad,

                 en armonía

                 y en plenitud,

 

        para aprender a con-vivir

                 con Dios,

                 con los demás,

                 con toda la creación,

                 con todas las cosas

                 y con todas las situaciones,

 

        y para aprender a contemplar.

 

     «Yo he venido para que tengáis vida, una vida abundante»   

                                                                             (Jn 10,10).

 

 

Así, podremos descubrir y vivir la profundidad humana y fraterna de nuestra vida en toda su plenitud, y desarrollar la dimensión contemplativa, ser contemplativos en la vida, en medio de las circustancias de la vida diaria:

 

              «Encontrar y amar a Dios en todas las cosas 

                y a todas las cosas en Él »

 

Ésta es la vocación suprema de toda persona:

Despertar la consciencia hasta los niveles más profundos de nuestro ser y del ser de todas las criaturas, descubriendo la dimensión sagrada y divina de todas las criaturas.

 

           «El Reino de Dios está dentro de vosotros»

                                                                            (Lc 17,21).

 

De esta forma descubrimos y vivimos toda la riqueza de nuestro ser profundo y la riqueza de cada persona y de toda la creación.

 

           «Yo he venido para que tengáis vida,una vida abundante»

                                                                             (Jn 10,10).

 

Desde ahí, toda nuestra vida será contemplativa, llena de vida, 

de paz, de amor, de gozo interior y de sabiduría, descubriendo

y viviendo la Presencia de Dios en todo, viviendo en armonía

y en comunión amorosa con todas las personas, con toda la creación,

con todas las cosas...

                                                                                              

           «Caminaré en presencia del Señor en el país de la Vida...»

                                                                            (Sal 114,9).

 

Toda nuestra vida será la experiencia de sentirnos sumergidos en

la plenitud de Dios que nos envuelve, como la gota de agua sumergida

y fundida en el océano divino o «como el sarmiento unido a la vid».

 

            «En Dios vivimos, nos movemos y existimos»

                                                                            (Hch 17,28).

 

Desde ahí, toda nuestra vida será vivirnos

en Dios y desde Dios,

en el centro de nuestro ser,

siendo transparencia de Dios en nuestra vida diaria.