GRUPOS VIDA Y CONTEMPLACIÓN

Un Grupo Vida y contemplación es:
     Un grupo de personas que estamos comprometidas en un proceso de 

     búsqueda de nuestra propia interioridad.

 

     Este proceso lo estamos siguendo a través de un camino: Vida y contemplación.

 

     Este camino lo vamos recorriendo a través de un Ejercicio continuo que:

 

     1.º nos va descubriendo la riqueza de nuestra persona y de nuestra vida.

 

     2.º nos libera de obstáculos, ruidos, distorsiones, apegos...

 

     3.º nos abre a la presencia del reino de Dios que habita en nuestros 

          corazones, en todas las personas y en toda la creación.

 

     En el Grupo Vida y contemplación compartimos este camino, y nos ayudamos,                  con ilusión e interés, en el Ejercicio continuo y constante.

 

     El Grupo Vida y contemplación es un apoyo para nuestro trabajo personal.

 

     El Grupo Vida y contemplación tiene sentido cuando cada uno de nosotros

     está comprometido en el mismo camino y lo ejercita en la vida ordinaria a

     través de la oración diaria, del tiempo de ser diario y de la lectura silenciosa

     y contemplativa.

 

 

    
Buscamos:
 

     Aprender a vivir en profundidad en armonía y en plenitud.

 

     Aprender a vivir nuestra vida diaria de un modo más consciente, sencillo y gozoso, y más lleno de

     esa paz y serenidad que constantemente añoramos.

 

     Aprender a relativizar los problemas y dificultades con los que tenemos que vivir ordinariamente, y                    fomentar una actitud positiva y liberadora.

 

     Despertar nuestra atención central

 

     para vivir centrados en el <<ahora>>, en el momento presente, con los cinco sentidos, poniendo                      todo nuestro ser en cada cosa que hacemos y vivimos.

 

     Crear un clima de silencio, exterior e interior, de apertura y disponibilidad para que Cristo pueda                        llenarnos de su amor, de su luz, de su vida, de su paz, de su Espíritu...

 

     Ejercitarnos en un proceso de personal crecimiento, de maduración y de transformación.

 

     Silenciar y armonizar nuestro yo superficial para hacernos conscientes de nuestro yo profundo, y                      así hacernos transparentes a la presencia de Dios en nosotros.

 

     Disponernos para dejarnos transformar, desde dentro, por Dios, e irradiarlo en nuestra vida diaria.

 

     Vivir en una actitud orante, desarrollando todas nuestras capacidades para recibir el don de Dios:

 

          ser contemplativos en la acción,

          en la oración,

          en el trabajo,

          en la convivencia, en todo...

 

 

    
Nos ejercitamos:
 

           Todos los días:     - Oración personal diaria (1/2 hora).

                                        - Tiempo de ser diario (1/4 hora).

                                        - Lectura silenciosa y contemplativa.

 

    Todas las semanas:    - Asistencia al Grupo Vida y contemplación.

                                          El grupo se reúne, principalmente

                                          para ejercitarnos:

                                            - en el Tiempo de Ser,

                                            - en una actidud silenciosa, exterior e interior,

                                            - en la oración,

                                            - en despertar una actitud de atención amorosa,

                                            - en ir aprendiendo cómo ejercitarnos

                                               en nuestro propio camino hacia la interioridad,                                            

                                               dando pasos de crecimiento, maduración y transformación.

 

            Mensualmente:     - Un retiro: dedicar una mañana o una tarde a:

 

                                            - Tiempo de ser

                                            - meditación

                                            - lectura silenciosa y contemplativa

                                            - en un ambiente de silencio,

                                                                       de serenidad,

                                                                       de atención amorosa,

                                                                       y de contemplación...

 

                Anualmente:      - Asistencia, al menos, a un curso de Vida y contemplación.