Oraciones, poemas y citas 

¡Conviértenos a ti, Señor…!

Señor, quiero convertirme a ti…

            no a mi,

            no a ser yo mejor…

 

Señor, quiero dejar de mirarme a mi,

            y empezar a mirarte a ti…, mi Dios y

                                                 único Señor…

 

Señor, quiero convertirme a ti,

            no cambiar yo de vida,

            con mis fuerzas y

            con mis conquistas autosuficientes…

 

Señor, quiero convertirme a ti…

            para que el centro de mi vida seas tú,

            sólo tú, mi Dios y Señor,

            y me olvide de mis cosas y de mí…

 

Señor, quiero ocuparme sólo de ti…,

            de extender tu Reino a los demás…

 

Señor, quiero dejar de lado mi vida y

            mis intereses egoístas,

            para interesarme sólo por ti…

            y servir humildemente a los demás…

 

Señor, conviérteme a ti,

            a tu palabra, a tu presencia…;

            así dejaré de fiarme tanto de mis palabras,

            de mis proyectos y de mis realizaciones…

 

Señor, quiero convertirme a ti…,

            dejar mis caminos y mis juicios humanos,

            y empezar a caminar por tus caminos…

 

Señor, quiero que seas la única ocupación de mi vida,

            que la obsesión de mi corazón seas tú, sólo tú…

 

Señor, quiero convertirme, día a día, más a ti,

            en los pequeños detalles que constituyen

            mi trabajo diario…

Señor, ayúdame a convertirme a ti…

            Yo solo no puedo…

            Tantas veces lo he intentado y siempre vuelvo

            a quedarme encerrado en mí…

 

Señor, ayúdame a convertirme en ti…

            Sal a mi encuentro,

            alienta mi esfuerzo,

            acoge mis pasos vacilantes…

 

Señor, ayúdame a empezar cada día,

            sin desanimarme por la debilidad de ayer…

            Hoy es un día nuevo, sin estrenar…,

             y quiero convertirme a ti…

 

Señor, ayúdame a convertirme a ti…

            Que sienta en mi corazón tu Espíritu,

            como una luz

            que ilumina mi camino hacia ti,

            y que me impulsa con el calor de su amor…

 

Señor, conviérteme tú a ti…

            Después del intento de cada día,

            sé tú mi hogar donde me encuentre contigo

            al atardecer del día…

 

Señor, conviérteme a ti…

Sé tú mi descanso,

         mi sueño

         mi amanecer de cada día...

 

Señor, conviérteme a ti…

 

Señor, conviérteme a ti…

 

(Conviértenos a ti, Señor pág. 142-43)

Manuel J. Fdez. Márquez, sj.

[Volver...]